“Cotidianidad inclemente” Roma de Alfonso Cuarón

“ROMA”
Dirección, guión, fotografía: Alfonso Cuarón.
Producción: Alfonso Cuarón, Gabriela Rodríguez, Nicolás Celis.
Protagonistas: Yalitza Aparicio, Nancy García, Marina de Tavira, Daniela Demesa, Enoc Leaño, Marco Graf, Jorge Antonio Guerrero.
País: México, 2018.
Disponible en Netflix.

¿Cuál es el tema de “Roma”? Alfonso Cuarón, su director, seguro ha dado varias respuestas, tal vez diferentes unas de otras en distintos momentos de su creación. Cada espectador podría dar la suya. Algunos temas se deslindan solos: los pueblos indígenas, arrinconados por siglos, sobreviviendo en un oficio, y en un idioma que se vive íntimo en la camaradería de dos de las protagonistas. La discriminación de la mujer en ese México que también es Latino América. La búsqueda del amor, como un horizonte que se aleja.

¿Podemos ir más lejos? o tal vez más atrás, mirando a los seres humanos, atrapados en un juego vital que luce sin salida. En vidas que aparecen sin sentido, aplastadas por condiciones inclementes de un sistema que se repite a sí mismo, infinitas veces.

Alfonso Cuarón hace una obra de joyería. Una filigrana tan cuidada en los detalles que da la seguridad necesaria para sumergirse en la historia. Mientras la tristeza llena el primer plano, la fiesta sigue atrás. Algunos se cortan el pelo, otros compran caramelos o venden juguetes impensables. Los sonidos de la calle siguen, mientras un par de ojos abiertos buscan, con angustia sorda, al que acaba de dejar el espacio vacío. Casi se escucha, en un nivel imperceptible, el corazón acelerado de quien está siendo abandonada.

Dos historias de soledad que se entrecruzan, bordadas por la aguja inclemente de los aviones que pasan como cortinas, indiferentes al dolor. Hay escenas que marcan.

Indignidad y rabia en un abrazo amargo, dado en desesperación, al momento de la partida del marido. Dignidad, tristeza y silencio en el segundo abandono, esta vez del amante. “Las mujeres estamos siempre solas” le grita una mujer a la otra, desde la ira aliñada con alcohol.

Dos hombres, mal parados en la narrativa. Tal vez, poco queridos por el director. Se descuelgan de mujeres e hijos, incapaces de sostener el peso. Su capacidad de acompañar llega solo hasta sí mismos. Dos machos que desaparecen, bajo el signo del excremento de perro aplastado por los neumáticos de un Galaxie que también protagoniza. Los enmarca la violencia. El auto, con el marido dentro, no cabe en la casa.

El tubo del baño, con el amante, se convierte en arma marcial. La danza desnuda (¿patética?) de quien estuvo perdido en el mundo, y ahora lo redime la agresión. En esa escena conmueve el contraste entre ese tubo, esgrimido como las lanzas de Paolo Ucello (pintor florentino del 1400) y la cara comprensiva de la mujer niña, que frente al amor se tapa con la sábana.

Uno de ellos, ex marido y ex patrón, tiene un gesto mínimo en la secuencia dramática del parto: toma las manos de Cleo, en aparente cuidado, pero la suelta, a ella, a sus manos, a su dolor, apenas despunta el compromiso. No tiene músculos para sostener, sus brazos caen a los lados.

Humanos sufrientes, en una cotidianidad que no perdona. Las revoluciones y sus muertos pasan, La película tiene un ritmo que sostiene el aliento, hasta el final. La sucesión de escenas dramáticas, como olas, se deslizan una tras otra. En cada una se siente un peligro posible. Los autos amenazan, en la calle y en la casa. La violencia tras el portazo.

Disparos, terror, muerte. Una estudiante llora pidiendo ayuda. El parto de una niña muerta. La sensación de injusticia, y renuncia por lo que no puede ser cambiado, inunda a quien atestigua.

Mientras los incendios y la pérdida de la tierra ocurre a espaldas de la vida que se desenvuelve en el símbolo de la infinita sucesión de ropa sucia. Las luces de la casa, son prendidas y apagadas, como un ritual que no se detiene. Los autos, entran y salen, las personas gritan, lloran, paren en medio del horror.

Nos salva la ternura, cantada en canciones Mixtecas, idioma dulce, usado como un puente entre el sueño y la vigilia de la niña de la casa. Ternura y afecto entre Cleo y “sus” niños, en gestos, miradas, cuidados. Presente también en la solidaridad entre las dos mujeres a cargo del hogar. Contagian sus risas mientras corren por la calle.

Salva también el valor de Cleo al lanzarse al agua sin saber nadar, para rescatar a sus “patroncitos” casi ahogados en un mar que de manera creciente inunda la pantalla. Esa escena clave, me conecta con Enmanuel Levinas, filósofo judío ruso, que articula el carácter del ser humano en las siguientes palabras: “…sin saber nadar, se arroja al agua para salvar a alguien, es ir hacia el otro totalmente, sin retener nada de sí mismo.” (1)

Ver “Roma”, es vivir una experiencia en diferentes niveles. Las imágenes, texturas en blanco y negro, fotografían el dolor social de una época, y de hoy. Los vendedores ambulantes, hacen de música de fondo que acompaña las historias. Las simbólicas escaleras que marcan la separación no solo racial, sino humana. Una escalera en particular me atrapó, en la hacienda, cuando una mujer más vieja trae a Cleo, corriendo y pateando pollos, al mundo de los de abajo. Los animales embalsamados quedan arriba, perros y venados. Abajo, viven los animales vivos, tan vivos como dos patos haciendo patitos, y corriendo por todos lados.

Alfonso Cuarón hace una película llena de redondeces. Abre con esas olas suaves de agua que lavan el patio. Agua que limpia, cura, amenaza, y permite la trascendencia.

Agua en la ducha de perfil, en contraste con la cara de frente de la mujer virgen. Agua que lava tazas, calles, almas. En el agua del mar, tras salvar a sus niños prestados, Cleo logra reconocer y llorar el dolor de su hija no querida. El mar rugiente es el que limpia y sacude el amor. Tras toda aquella angustia, es la cotidianidad inclemente, la que vuelve todo a su lugar. Para terminar, Cleo, cargada de ropa por lavar, sube esas escaleras imposibles que no conducen sino a la ceremonia repetida de pasar por agua sus tristezas. Cierra, por supuesto, un avión.

Alicia B. Pizarro Domínguez
Directora. Fundadora
Newfield Consulting
ECORE

 

(1) Enmanuel Levinas. (2014). Alteridad y trascendencia. España: Arena Libros.

 


Discurso Gustavo Martín, Coach Titular del ABC Norte 2017 – 2018

Tengo el honor de dirigir las palabras que celebran el advenimiento de esta nueva generación de coaches ontológicos para el Mundo. Se me ha encomendado la no menor tarea de sintetizar en algunas líneas un mensaje que pretende estar a la altura del logro que el día de hoy todos ustedes, queridos colegas, están alcanzando.

Aprendí, gracias al Programa Avanzado de esta escuela, que la forma de darle sentido a nuestro escribir se revela cuando tomamos como objeto de investigación nuestra propia alma. Cuando, como ustedes lo han hecho en estos últimos 10 meses, emprendemos el más valiente viaje hacia nuestro mundo interior. Un viaje que evoca el de aquel héroe de Homero, Ulises, quien camino a su amada Ítaca nos lleva a parajes desolados, a descender de a ratos a nuestro inframundo personal, pero también a puertos llenos de abundancia y sorpresas, a nuevos parajes por descubrir.

“Una vida no indagada no merece ser vivida” nos entregaba Sócrates y nos recuerda Rafael, una vida que se provee de sentido al indagar en sí misma, que reconoce el misterio de lo humano, el insondable camino del Ser, como el sendero justo, el que nos lleva al sentido y nos llena de sentido.

Gnóthi seautón, conócete a ti mismo en su transliteración del griego, es la insignia que estaba grabada en el frontón del famoso Oráculo de Delfos, ese que rendía devoción al Dios Apolo. El autoconocimiento para recorrer mi laberinto personal y luego poder acompañar a otros a recorrer el suyo. Tengo el juicio, seguramente compartido por mis colegas acá presentes, que la medida de la profundidad del proceso personal que cada uno de ustedes ha andado en este recorrido se vincula directamente con la calidad de coaches en los que se han convertido.

Quirón, aquel centauro que formaba parte de las divinidades del Olimpo, nos muestra a modo de arquetipo la imagen del sanador herido que resalta el valor de la vulnerabilidad humana, pues a pesar de ser un dios no podía dejar de padecer sufrimientos y era incapaz de evitarlos. Abandonado por su madre y herido accidentalmente por su amigo Hércules, conoce el dolor y sufrimiento profundos, sabe de heridas del cuerpo y el alma y este hecho le acerca al inagotable mundo interno de los otros, otorgándole la sabiduría que proporciona el conocimiento y la aceptación de los propios pesares. Su vocación sería la de desarrollarse en el arte de la curación, en la ciencia de la medicina y sus remedios. El, como ustedes, es un curador herido.

Así como dioses heridos, pero dioses al fin, en este programa cada uno de ustedes ha tenido la posibilidad de rediseñarse, de rehacerse. De devenir en dioses, poderosos y dueños de su destino.

La pregunta que nos regala Alicia, nuestra maestra, ¿qué hay atrás de?, nos muestra el camino a recorrer. Cada paso que damos hacia atrás, cada paso que abona terreno en el maravilloso camino de la incertidumbre, es a su vez un paso hacia el soltar y el renacer.

Hoy quiero, en nombre de todos quienes acá estamos, reconocer, reivindicar, ensalzar, el aún imperceptible gran paso que esta escuela, que Rafael, han dado para la filosofía. La labor del retorno al Agora, el acto valiente de sacar del claustro académico la reflexión filosófica y devolvérsela al Mundo, a los seres humanos, a quienes pertenece desde siempre. Esta mirada sorprendida, como la que observa el milagro de un nuevo nacimiento, quizás aún no dimensiona del todo el enorme significado que esto representa para el coaching ontológico y para la humanidad. Es una nueva forma de encarnar a Quirón, una manera que sustituye y supera la visión fragmentada que en la mayoría de las aulas hemos recibido sobre lo humano y nuestro vinculo con el mundo natural, nuestro mundo.

Cierro simplemente señalando la enorme responsabilidad que lo anterior implica para nuestra práctica, la responsabilidad del cuidado por la disciplina y la misión de esparcirla y hacerla llegar a cada rincón donde un ser humano requiera una mano llena de amor y compasión.

Gracias Alicia, gracias Rafael, gracias colegas coaches, celebremos la vida!


Discurso Sandra Cárcamo, Coordinadora General del Programa ABC Sur 2017 – 2018

Discurso de despedida y envío.

Estimado Dr. Rafael Echeverría, presidente fundador de Newfiled Consulting; Lic. Alicia
Pizarro Domínguez, directora de ECORE, Claudio Orellana, Decano de la facultad de
psicología de la Universidad San Sebastián, Equipo de coaches, familias y amigos
presentes…queridos y queridas alumnas.
Se me honra con la tarea de dirigirme a ustedes a nombres de la Escuela, a nombre de Rafael
y Alicia.

Desde ese desafío lo que me aparece es el agradecimiento…por la Vida…como no?!…y de
pronto me aparece el canto de Nuestra Violeta.

Gracias a la Vida…que nos ha dado tanto….nos ha dado la dicha y nos ha dado el llanto, los
dos materiales que forman mi canto …y el canto de ustedes que es mi mismo canto y el
canto de todos que es mi propio canto!!!
Agradecer al equipo de administración y logística que nos acompaña durante todo el viaje
y especialmente en las conferencias…Lobelys, Denisse, Gonzalo Y Gladys…mil gracias!!

Casi 10 meses de viaje, de aventura, de Vida compartida, de descubrimiento de una manera
de comprender al ser humano…y pensamos que era para comprender a otros seres
humanos, para ayudar a los cambios de otros…y nos encontramos con que es para
comprendernos, amarnos y desafiarnos a nosotros mismos y desde ese lugar mirar a los
demás.

Y…al poco andar, se escucharon voces: ”si lo hubiera sabido antes, no me habría
matriculado”… “No puedo con esto…es muuucho”, “nunca me advirtieron”
…”sobrecarga”….y otras voces que acompañaban desde “avancemos juntos” … “veamos?”
Y empezaron a aparecer las preguntas y los encuentros con los dolores y los
descubrimientos de los amados con los que compartimos la vida y que a veces pasamos sin
escucharlos…ha…ese observador ya no es el mismo!

Hemos compartido con ustedes una ambición, un sueño…si un sueño, que Rafael ha hecho
dialogar y enriquecer con personas de otros tiempos y latitudes, que han estado pensando
formas distintas de Vivir, de comprendernos, de habitar el mundo. Gracias Rafael por tu
aporte al pensamiento, al pensamiento universal, al Vivir.. Gracias Rafael!!
Sueño al que Alicia le ha puesto Co-creación, danza, música, juego y diseño. Gracias Alicia!!

Sueño al que equipo de coaches le ha puesto confianza, amor y el trabajo para que cada
día en la vida de las comunidades y de cada uno de ustedes ese sueño empiece a habitar.
Gracias equipo!!!

Sueño compartido en el que creemos genuinamente…no somos una secta, a veces un poco
locos, somos un puñado de seres humanos creídos de los seres humanos y en las
capacidades, posibilidades que tenemos de Crear , Co-crear y transformar los espacios de

Vida en los que habitamos.
Somos un puñado de hombres y mujeres diversos, inteligentes y torpes con luces y sombras,
con aciertos y muchas incompetencias… y sobre todo amantes de otros otros hombres y
mujeres como ustedes que con sus humanidades se han abierto a conocer y vivir esta
propuesta ontológica, donde lo más importante…lo central es el Ser Humano, la
humanidad!!

Nos maravilla la diversidad del universo, la diversidad que nos conforma, la diversidad que
nos une y que nos desune…nos maravilla hermanarnos desde el amor, la tristeza, la alegría,
el dolor, la ambición, la grandeza, la pequeñez. La genialidad y la torpeza. Nos maravilla
reconocernos en la diversidad y en lo genérico, en aquello que compartimos como especie.

Nos maravilla la capacidad de acción, el pensamiento, el sentir y la palabra, nos maravilla la
capacidad de aprendizaje y la cantidad de obstáculos que nos dejamos entre nosotros
mismos.

Nos maravilla la capacidad de maravillarnos….

Gracias a la Vida que nos ha dado tanto…”me ha dado la marcha de mis pies cansados”…
pies que nos permiten el encuentro con otros, el encuentro para aprender entre nosotros,
acompañándonos en los desplazamientos que todos y cada uno va teniendo en el viaje…
De cuanto aprendizaje hemos sido testigos!!!, cuanto aprendizaje hemos logrado
nosotros…!!!

Viaje colmado, como una gran cápsula de aprendizajes, donde tener encendida la camarita
nos habilita el “ojo” “ la escucha” sobre nosotros mismos… Camarita que permite
evaluarnos en la acción, rediseñando nuestras acciones, nuestras maneras, para abrirnos
más posibilidades, para habitar el futuro ahora!!!

Viaje en el que esperamos se lleven la entrada al Claro, si al Claro..!! a la posibilidad de
comprendernos de tal manera en que podamos ver el mundo de una forma más poderosa,
desde el poder como lo entendemos…desde la capacidad de transformación.

Esa que necesitamos para aprender y sostener aprendizajes, para acompañar a otros en los
caminos tan distintos que para cada uno de nosotros implica la transformación y el
aprendizaje.

Somos soñadores y nos gusta, es una opción, pero nuestra forma de soñar es accionando,
actuando, desde el lenguaje, desde la emocionalidad y la corporalidad, nuestra forma de
soñar es buscando, innovando, creando formas de relacionarnos entre nosotros, con los
seres humanos y el mundo. Nos gusta soñar en mundos amables y amorosos para todos los
seres humanos, donde el respeto por el Milagro que es cada ser humano este al centro,
donde lo que heredemos a nuestros hijos, hijas, nietos y nietas sean formas de convivencia,
de construcción de mundos, desde el respeto por cada ser humano, desde la legitimidad y
la diferencia.

El viaje al que les hemos invitado…y claro ustedes no lo sabían con las claridades que tienen
hoy, es un viaje al centro de la humanidad, al centro de nosotros mismos, para que desde
ahí, aportemos con nuestra diversidad a co crear este sueño de transformación!!

Colegas!!…les damos la bienvenida a este espacio de colaboración y construcción.
Les deseamos sabiduría y que el Claro los acompañe!!

Esperamos encontrarles en mil lugares.

“… y el canto de ustedes que es mi mismo canto y el canto de todos que es mi propio
canto!!!”

Para cada uno un cariñoso abrazo!!

Santiago, 18 de enero de 2018

Sandra Cárcamo Cabrera
Coordinadora ABC sur, generación 52.


Discurso Ana Pastora Agudelo y Yolín Molina, Coordinadoras ABC Norte 2017-2018

Buenas noches

Buenas noches: Dr. Rafael Echeverría, presidente fundador de Newfield Consulting; Lic. Alicia Pizarro, directora de la ECORE,(Escuela de Coaching Ontológico de Rafael Echeverría), equipo de coaches titulares de la red, alumnos graduandos de la generación 53 del ABC, querido público asistente.

En primer lugar quiero decirles que estas palabras tienen el sonido de dos voces: la de Yolin Molina, con quien comparto la coordinación y la mía. Pero además hoy tenemos la vocería de la Ecore, Escuela de la que Ustedes hacen parte desde hace 10 meses.

El 11 de mayo de 2017, el primer día de la primera conferencia, cuando todos entraron en sala y tomaron sus sillas, podíamos sentir el murmullo de sus conversaciones privadas; mentes llenas de inquietudes y dudas, infinitas preguntas que acompañaban la incertidumbre de un camino que apenas comenzaba.

Hoy, diez meses después, y luego de haber puesto en movimiento sus vidas a diferentes revoluciones, estamos aquí para concluir el primer ciclo de este aprendizaje, hacer una pausa y mirar la dimensión de la transformación que Ustedes han tenido en sus vidas.

Es posible que en este trayecto hayan pasado relevantes cambios en sus vidas. Tal vez, hayan visto de frente algunos de sus propios miedos y hayan descubierto con asombro algunos densos territorios de su existencia.

Es posible que ya adviertan las voces de aquellos personajes que se esconden en los lugares más oscuros y también más luminosos de su propia alma.

Sabemos que para algunos el camino de mirarse a sí mismos ha sido intenso, para otros, un ligero asomo a sus experiencias. Sea cual sea el camino elegido, hoy, en esta ceremonia estamos juntos para celebrar los aprendizajes obtenidos en la práctica del coaching desde la inmersión que han hecho en la ontología del lenguaje, discurso que inspira esta práctica, entre otras prácticas.

Tal como los inspiró Alicia al comienzo del Programa, cada uno de Ustedes tiró su piedra tan lejos como quiso; con la fuerza y el amor con que fueron tejiendo este trabajo a lo largo de estos meses.

Hoy para Ustedes comienza el camino de ser un coach certificado por Newfield Consulting, sello que imprime una gran responsabilidad y valentía. Y sabemos que estamos graduando a “coaches principiantes”, quienes con la práctica irán progresivamente ganando profundidad en un oficio que es inseparable de la ética.

Desde el lugar que Usted ocupe en la sociedad —gerente, emprendedor, colaborador de una corporación, miembro de una red social, y miles de posibilidades más—, sus decisiones y actuaciones tienen ahora la impronta de la ontología para desplegar el potencial transformador en sus vidas.

Y son precisamente estas transformaciones, y los resultados que algunos alumnos logran alcanzar luego del ABC, lo que mueve e inspira a la Ecore a ser una escuela en constante aprendizaje y movimiento. Una escuela en permanente revisión para que esta experiencia de aprendizaje sea única e irrepetible en sus vidas.

En la Ecore estamos buscando mejorar los estándares con el rigor y también con el amor de cuidar a nuestros alumnos para que vivan un aprendizaje con el poder de la autonomía.

Como Escuela sabemos que, esta tarea nos trae, todos los días, nuevos desafíos para armar lo que funciona y desarmar con liviandad lo que no funciona. Estamos en permanente movimiento.

Pensamos y sentimos que desde la Ecore estamos sembrando semillas en personas que como Ustedes puedan devenir en seres humanos evolucionados para actuar con la urgencia que la humanidad exige para aprender a convivir en la diversidad y la diferencia. Le apostamos a la posibilidad de construir un futuro con más sentido y esperanza para todos.

Esta es una Escuela donde diseñamos y rediseñamos cada año según las experiencias vividas: El perfil cambia, los estándares se modifican, pero queda intacto el amor incondicional, la ética, el respeto y el compromiso frente a nuestros alumnos.

Tal como lo expresó Alicia Pizarro, en uno de sus más recientes escritos: “aprender significa incorporar nuevas capacidades de acción que nos permiten intervenir en el mundo para lograr resultados diferentes”.

Ustedes se llevan de esta Escuela muchas distinciones que tienen un sentido particular: el observador que somos y que nos hemos constituido, la capacidad para leer las señales emocionales y corporales de las redes conversacionales donde operamos y mirar la posibilidad de abrazar el mundo desde la confianza.

Todo esto y mucho más queremos que se lleven empacados en sus corazones y en su manera de asumir la vida. Esa capacidad de soltar antiguas habitualidades y asumir la responsabilidad de que nadie más que Ustedes mismos pueden hacerse cargo de las dificultades y de sus propios aciertos y desaciertos.

También queremos hacer énfasis en la responsabilidad que implica ser un coach ontológico. Cómo dice el Doctor Rafael Echeverría: “el discurso de la ontología del lenguaje no sólo conduce a la práctica del coaching ontológico. “Gracias a él podemos también llegar a ser mejores médicos, mejores, vendedores, políticos, mejores gerentes…”,

Y esto esperamos de los alumnos que pasan por nuestra Escuela: que además de nutrir e iluminar esta propuesta con sus acciones, logren resultados satisfactorios para vivir una vida más plena y satisfactoria.

Ser coach desde el lugar y rol que cada uno ocupe en la sociedad, significa no dejar de mirarnos como seres en permanente devenir. Con la valentía de seguir mirándose a Ustedes mismos, con la humildad y la calidez de saber reconstruir sus relaciones cuando se requiera… y con el poder de saber contagiar una emocionalidad positiva a sus equipos para convertirlos en equipos de alto desempeño, entre muchas otras posibilidades.

Ser coach ontológicos nos conecta con los resultados y la posibilidad de que gracias a nuestras palabras, silencios, la conexión emocional y la escucha hacia el otro, la vida de otros puedan transformarse.

A todos Ustedes queremos decirles que esta Escuela la estamos construyendo todos: nuestros maestros, nosotros los coach y Ustedes… quienes hacen posible que este maravilloso viaje sea posible. Contamos con todos Ustedes para seguir convirtiendo esta Escuela en un espacio poderoso de aprendizaje. Contamos con Ustedes para que esta Escuela trascienda y que podemos ir aún más lejos en este camino de profundizar en la ontología del lenguaje y en la práctica del coaching.

Los invito a que sigan irradiando, contagiando el poder y el valor de reinventarse y seguir construyendo ese Ser que ambicionan ser.

Y, por ultimo, y no menos importante, quiero agradecer a este equipo de coaches quienes con tanto amor facilitan el fluir de la transformación.

Gracias Rafael y Alicia por enseñarnos el sentido y la profundidad en el aprendizaje.

Y a Ustedes, Felicitaciones por sus resultados, y les deseamos que ahora disfruten con ganas este momento de celebración.

Los esperamos a todos en el Avanzado para seguir esta interesante travesía juntos.

Feliz Noche para todos.

Ana Pastora Agudelo y Yolin Molina


Los alebrijes de Guillermo del Toro

Título original: The Shape of Water
Año: 2017
Duración: 119 minutos.
País: Estados Unidos.
Director: Guillermo del Toro.
Libreto: Guillermo del Toro, Vanessa Taylor.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía: Dan Laustsen.
Reparto: Sally Hawkins, Doug Jones, Michael Shannon, Octavia Spencer, Richard Jenkins, Michael Stuhlbarg, Lauren Lee Smith, David Hewlett, Nick Searcy, Morgan Kelly,Dru Viergever, Maxine Grossman, Amanda Smith, Cyndy Day, Dave Reachill.
Productora: Bull Productions / Fox Searchlight.

 

La fascinación de Guillermo del Toro por los seres fantásticos, barrocos, hermosos y diferentes, me trae la tradición de los alebrijes mexicanos. Seres de colores irrepetibles y formas únicas que parecen surgir de la mezcla de diferentes animales, pero son definitivamente algo distinto. Los alebrijes nacen desde una vocación original por ser diferentes y pueblan las casas de México con sus mágicas presencias. Llenan también las creaciones de este director mexicano, que crece con esta nueva película, al nivel de los grandes.

En “La forma del agua” Guillermo del Toro logra alcanzar o configurar, su idioma. Sin trampas. Sin manipulaciones, nos lleva como espectadores a desear ser, seres del agua. Muestra un mundo a mediados del siglo pasado, tan ruidoso y violento como el actual. Un mundo donde el agua y la cinematografía son fuentes de amor y de valor para vivir.

Es una película sobre la discriminación, y sobre el ser diferentes. En ella se resumen todas las minorías marginadas: mujeres, negros, homosexuales, pobres, discapacitados, abusados, expatriados y finalmente, inmigrantes que vienen, extraños y mojados, de mundos misteriosos. La música los une, y la simplicidad hervida de unos huevos que alimentan la vida y el amor.

Elisa es amada como personaje en la película, amada por sus creadores Guillermo del Toro y Vanessa Taylor. Ella sintetiza el dilema de la fragilidad y la fuerza al mismo tiempo. Es diferente al resto de la humanidad desde varios ángulos: es mujer, sin dinero, trabaja “limpiando pipí” como le dice el villano de la película. Bella y fea simultáneamente. Su miedo a los demás aparece presente en toda la película, vive de noche, duerme de día, en una rutina protectora, que siempre da espacio para la ternura y el cuidado de los otros. Su dignidad nunca se ve comprometida, desde su silencio y sus señas, sabe cuidarse de las amenazas, y proteger su integridad.

Para ella, el amor ocurre siempre en el agua, con o sin otros. Ese miedo, que parece asociado a la herida en su cuello generada cuando niña, aparente origen de su mudez, desaparece cuando se encuentra con el príncipe anfibio, el alebrije. En su impulso por acercarse a él, por relacionarse con él, y por amarlo finalmente, muestra una valentía que no tiene con los humanos. Miedo y valor en un solo cuerpo, herido y mudo.

¿De dónde viene la fuerza de Elisa? la historia narrada nos da una respuesta magistral: ¡del cine y de la música! Encuentra fuerza en las películas musicales que ve con su sabio vecino homosexual, a mi juicio representante de los mejores valores humanos. Baile y ritmo, zapatos que brillan y danzan, son la marca de esa conexión. Y es la música uno de los medios de encuentro con el príncipe anfibio. Ella vive, además, en la parte de arriba de un cine casi vacío; y en una de las más bellas escenas, en el éxtasis del encuentro amoroso, llena su espacio de agua, y hace que llueva agua de amor en el centro del cine.

Es una película para vivir desde la inmersión en el mundo que nos crea este extraño director. Cerrar los ojos y dejar de respirar es condición para entrar en él, y luego respirar profundo y nadar, tal como lo hace Elisa en la última imagen, donde flota en la profundidad de su escape, respirando agua por unas branquias que le crea su amor, en el mismo lugar donde siendo niña habían cortado su capacidad de hablar. Hablar y respirar desde el agua pasan a ser lo mismo. Es la mayor curación que ese ser hermoso, amazónico, logra. La cura de su silencio, haciendo que sus heridas respiren ¡Qué metáfora!

Estoy consciente de la presencia de una interpretación alternativa. En ella, Elisa nunca fue humana, sus heridas no eran tales, sino branquias atrofiadas por el contacto humano. Su pasión por el ser amazónico, era la emoción del encuentro con su especie. Y al caer al agua, recupera su ser original, el ser que siempre fue. Esta forma de mirar la historia me congela el alma, en ella no hay esperanza, nos quedamos definitivamente en la orilla de los seres humanos, sin poder acceder al mundo ignoto del agua. Me gusta más colgarme de la otra forma de ver el cuento, donde Elisa es herida y curada por el amor, y deviene sirena, o princesa anfibia, desde la base de ser persona humana en evolución. Cada uno escoge desde que historia vivir.

Destaco también la presencia macerada del Mal, no tan bien lograda en anteriores películas de este interesante director. La representa el jefe de seguridad del laboratorio donde todo ocurre. Su trayectoria en la película es contraria a la de Elisa, ella florece, él se descompone. La violencia de sus acciones crece y copa la pantalla, mientras la putrefacción le va tomando el cuerpo. Más que dolor, lo que produce es repulsión. Imposible no hacer una conexión con lo que vivimos en la actualidad.

La poesía marca esta película, que es al mismo tiempo una denuncia feroz del mundo de violencia que vivimos hoy. Nos deja con poca esperanza. Pero no importa, porque el amor existe y sabe cruzar los muros de la insensatez de los seres humanos. Somos diferentes, somos valiosos en esa diferencia y ¡sabemos amar y aprender! Esas son las sensaciones que me quedan tras ver esta hermosa creación de Guillermo del Toro. ¡Bien México! Una vez más, uno de tus hijos anda sembrando belleza en medio del asco.

Alicia B. Pizarro Domínguez
Directora. Fundadora
Newfield Consulting
ECORE

 

Preguntas para conversar sobre “La forma del agua”

  • ¿Qué nos pasó emocionalmente con la película?
  • ¿Cuál es el tema principal de la película?
  • ¿Cómo conectas con la Ontología del Lenguaje lo que plantea esta película?
  • ¿Qué te aporta a tu desempeño como coach ontológico?
  • ¿Cómo saliste del cine, cuando la viste?
  • ¿Qué sabor emocional te produjo al día siguiente?

 


Se busca embajador de Eureka

Querido Eurekeano…

Para el 2018 queremos avanzar significativamente en la proyección de Eureka en los distintos
países donde viven nuestros egresados. Para ello, soñamos con tener “Embajadores Eureka”
en cada ciudad, que se hagan cargo de desarrollar la misión de:
“crear un espacio de encuentro para todos los exalumnos de la ECORE, permitiendo la
participación global con actividades que te invitan a practicar y reflexionar sobre el Coaching

Ontológico Profesional, y el discurso de la Ontología del Lenguaje.

Para lograr esta meta abrimos desde diciembre 2017, un concurso entre los Eurekeanos, para
seleccionar un grupo de pioneros que ejerzan este rol en ciudades importantes de América
Latina y España. Los requisitos son:

  • Ser egresado de la ECORE y estar inscrito en EUREKA.
  • Tener ganas de coordinar para generar acciones diversas.
  • Manejarse con destreza en Excel y Power Point, para realizar y manejar presupuestos,
    presentaciones, folletos simples.
  • Ser emprendedor para crear un plan para el país o ciudad.
  • Manejo de redes sociales.

 

Desde Newfield Consulting, en la Gerencia Comercial, te ofrecemos apoyo para toda la gestión.
Esquemas de presupuestos, bases para folletos, manuales logísticos, etc. La idea es que Eureka
viva, genere actividades, y produzca un ingreso que te permita compensar el esfuerzo
invertido.

Si tienes interés en esto, escríbenos una carta, que muestre tu compromiso, y tus referencias.
No olvides incluir tus datos básicos: dirección física, teléfono, trabajo actual, año de
graduación. Con esto, haremos una base de postulantes, y seleccionaremos antes de que
termine el mes de enero. La idea sería que los planes de acción comiencen de febrero en
adelante.

Envía tu carta a contacto@newfieldeureka.com

¡Te esperamos!!!
Va un abrazo fuerte
Alicia Pizarro


Encuesta Eureka: Queremos escucharte

Soñamos con generar redes que nos permitan desarrollar este espacio…

…Así como también generar instancias para compartir aprendizajes, contribuir con aportes, y ofrecer nuevas miradas sobre la práctica profesional del coaching ontológico y en el discurso de la Ontología del Lenguaje.

Es un espacio de compartir y experimentar, de colaborar y crear futuro entre la ECORE y nuestros egresados: A Eureka! la lideramos juntos… ¡HAGAMOS QUE LAS COSAS PASEN!

Es por eso que es muy importante ESCUCHARTE y que puedas SUMARTE en esta iniciativa, POR ESTO TE PEDIMOS que respondas esta breve pero importante encuesta.

RESPONDE AQUÍ


Registro Eureka: Soy coach ECORE

Fill out my online form.


LEYENDO JUNTO A RAFAEL ECHEVERRÍA

Estamos terminando agosto. En mi sugerencia anterior les proponía la lectura de la obra de Kevin Kelly, The Inevitable. Con ello entrábamos en un tema que considero de la mayor importancia para los coaches ontológicos. Me parece importante detenernos un poco más en él por la importancia que éste reviste en nuestra disciplina. Los coaches ontológicos somos, sobre todo, agentes de transformación. Lo hemos reiterado muchas veces: vivimos en tiempo de transformaciones que no tienen precedentes en la historia de la humanidad.

 

Debido al cambio de las tecnologías de información y de comunicación, las innovaciones que hoy tienen lugar no sólo alteran aquello en lo que directamente se aplican. Ellas también promueven nuevas innovaciones, las que a su vez promueven otras, y así sucesivamente. No en vano estas tecnologías han sido llamadas “tecnologías del cambio”. Su resultado más importante es que ellas han logrado cambiar el propio cambio, pues hemos transitado de procesos de cambio lineales a procesos de cambio de carácter exponencial.

 

Esto le plantea a los seres humanos importantes desafíos pues los obligan a tener que responder a estas permanentes transformaciones de su entorno. Ellas son masivas, pues cambian las relaciones con los hijos, las relaciones de pareja, las exigencias en el trabajo, la manera de hacer política, las sensibilidades artísticas y espirituales, etc.

 

John Kerry, ex-Secretario de Estado de los Estados Unidos, lo ha articulado acertadamente cuando señala que el principal problema que hoy enfrentan los seres humanos remite al hecho de que no poseen las competencias adecuadas para responder a los cambios que enfrentan. Personalmente lo he expresado de una manera distinta: no sólo comprobamos la obsolescencia de nuestras competencias particulares, descubrimos que nuestra forma de ser ha devenido obsoleta. Enfrentamos, por lo tanto, lo que llamamos una “obsolescencia ontológica”.

 

Es en ese contexto que emerge la disciplina del coaching ontológico: Nacemos para hacernos cargo de las dificultades que hoy enfrentan los seres humanos para encarar los cambios. Una vez que entendemos esto, comprendemos muchas cosas más. Reconocemos, por ejemplo, la importancia que reviste aprender a someternos, nosotros mismos, a procesos de transformación profundos. Descubrimos que al ser “agentes de transformación”, ello nos convierte en agentes de procesos de aprendizaje de un nivel antes poco conocidos.

 

Los seres humanos no estamos preparados para encarar procesos de transformación de esta magnitud. Los supuestos desde los cuales operamos – el tipo de observador que somos – nos lo impide. No sólo tenemos dificultades para acceder a los aprendizajes que resultan necesarios, menos sabemos soltar juicios que han devenidos inadecuados, emociones que limitan nuestros umbrales de transformación, competencias y conocimientos que han llegado a ser completamente inútiles. No sabemos desaprender para crearle espacio a los nuevos aprendizajes.

 

En fin, son muchas las derivadas que surgen de lo que acabamos de decir. Es muy importante que el coach ontológico se vaya progresivamente convirtiendo en el gran experto en procesos de transformaciones en el mundo de hoy y por venir. Ello determina el sentido que debe guiar hacia adelante a nuestra disciplina. Es muy importante decirlo: estamos tan sólo en las primeras fases de nuestro desarrollo y potencial.

 

Pues bien, un área que en este cuadro deviene de extrema importancia es aquella que da cuenta de las transformaciones que tienen lugar en la esfera económica y, muy especialmente, en la estructura del empleo. Sabemos que en los próximos 15 años alrededor de un 70% de los oficios y profesiones que hoy se ejecutan estarán obsoletos. Los coaches ontológicos no podemos esperar que ello suceda para comenzar a preguntarnos por los nuevos desafíos que ello demandará sobre nuestra profesión. Tenemos que desarrollar capacidad de anticipación de manera de estar preparados para cuando ello suceda. Lo he dicho mal. Ello está aconteciendo ahora y hoy estamos suficientemente preparados para dar las respuestas que son necesarias.

 

Todo lo anterior me conduce a las lecturas que deseo recomendarles esta vez. El primero de ellos es más general, escrito en formato de manifiesto, pero que tiene el mérito de colocar sobre la mesa el tema al que estamos apuntando. Se trata el libro The Fourth Industrial Revolution, escrito por Klaus Schwab. Éste último es el fundador y Chairman del Foro Economico Mundial. El libro fue escrito el 2016. Muy pronto estará atrasado en sus consideraciones. Su atención está puesta en los cambios más importantes en la economía.

El segundo libro es el de Ryan Avent, destacado periodista senior del Economist. Su libro, The Wealth of Humans: Work, Power and Status in the Twenty-First Century. Se trata de un texto de lectura obligatoria. El tema abordado por Avent es el de los cambios en la estructura específica del empleo y cómo éstos afectarán el conjunto de la vida social. Este libro es también del 2016.

 

Ambos textos están ya traducidos al castellano. Los encuentran en Amazon.

 

Ninguno de estos textos habla de coaching. Pero los temas que ellos abordan son todos imprescindibles para un coach y, muy particularmente, para un coach ontológico. Al menos en nuestra Escuela sentimos que tenemos la obligación de promover tanto su lectura, como el debate sobre las ideas que en ellos se plantean.

 

Disfruten la lectura.

 

Rafael Echeverría.


“BLANC” de la trilogía Azul – Blanco – Rojo (1994)

Sobre el contrabando de sí mismo”

Una maleta pesada, rueda sobre la cinta transportadora de un aeropuerto, así comienza la película “Blanc” de Krzysztof Kieslowski … que forma parte de la trilogía Azul, Blanco y Rojo hecha en honor a Francia en plenos años 90´.

 

Un personaje, Karol, que siento patético, fuerte y tierno al mismo tiempo protagoniza una historia de amor, que bien podría decir es para mí, una historia sobre la flagelación a través del amor. Dos seres que se aman y se dañan, al punto de atravesar los límites que protegen la integridad de cada uno. Una pasión que se despliega, amparada entre escenarios de Paris y de Polonia, bajo una música que trae la nostalgia de una inocencia perdida. En el trasfondo, la caída del muro de Berlín como escenografía política al drama de las almas.

 

Poesía y símbolos marcan esta obra de arte de Kieslowski. Algunos de sus íconos se repiten, como en cada película del autor, con un mensaje que va más allá del tiempo de “Blanc”:

… una viejita, con el cuerpo doblado por sus años, busca botar la basura en un sistema que le queda muy lejos;

… un personaje triste y trascendente asume la posición de Dios, jugando con la muerte y la vida;

… el uso de un color, en este caso el blanco, que llena la pantalla con su luz particular.

 

Krzysztof Kieslowski hace cine en las fronteras de lo que somos, y nos regala una vivencia poética, llena de significado, y de profunda y compleja humanidad. Al final, parece que era Karol y no Mikolaj el que jugaba a Dios. Es maravillosa la imagen de estos dos hombres gritando de alegría en la nieve, cuando descubren, ambos, que están vivos. Es triste cuando, casi al terminar la película, pareciera que el fraude gana y el amor pierde.

 

Sorprende la selección del color blanco para esta película, cuyo tema revela con tanta fuerza la sombra de los personajes, en una trama que danza entre lo sublime y el infierno. La paradoja se presenta en colores desde el comienzo: la paloma ¿representante del cielo y tal vez de la paz? contra su descarga, blanca, por cierto; el rojo de la cama donde todo se consuma, contra el blanco de la piel de Dominique.

 

Recuerdo haber visto esta obra hace unos quince años atrás y no me gustó, incluso me enojó. Hoy, la percibo distinto. No solo puedo disfrutar su ritmo poético, sino que acepto el desafío de sus contradicciones, y la presencia de un amor que tal vez trasciende los límites tradicionales, para realizarse al borde de la locura.

 

Posibles preguntas para conversar:

 

¿Por qué llora Karol al final?

¿Por qué la mira desde su llanto con esta ternura?

¿Qué significa la sonrisa de Dominique en la ventana?

¿Qué representan las palomas presentes a lo largo de la película?

¿Es venganza o amor que comprende?

¿Cómo sigue esta historia más allá del último intercambio de señas?

¿Qué tiene que ver el tema con la libertad y con Francia?

 

Suerte en la conversación, y esperamos vuestros comentarios.

Alicia